– Encerrado –

Despertó. Dio un bostezo leve y se llevó las extremidades posteriores a los ojos cerrados un par de veces y estiró su cuerpo, desperezándose. Se lamió el hocico. Nada le deslumbró al abrir los ojos, pues se encontraba en el mismo cuartucho de madera pequeño y oscuro que hace unos días. Entre cuatro paredes. Encerrado.

Cada vez que despertaba (pues había perdido la cuenta de los días que llevaba allí), deseaba que no fuera real, que todo fuera un mal sueño, una pesadilla… pero nuevamente, se encontraba allí, y el ansia le iba corrompiendo poco a poco por dentro. Le rugían las tripas.

Se incorporó, empezó a caminar de un lado a otro en ese lugar, inquieto, sin saber que hacer. Dio un par de vueltas sobre si mismo y se volvió a tumbar en el suelo, pero no podía estarse quieto. Intentaba hundir las garras en el suelo, pero le era imposible… no había tierra ni raices, ni siquiera arena… era una superficie plana y lisa. Volvió a levantarse, a escuchar, a olfatear… podía oler libertad cerca: tierra mojada, hierba, flores, incluso pequeños animales… podía escuchar grillos cantar, pájaros piando y revoloteando, incluso el pequeño curso de un arroyo cercano. Pero no sabía cómo obtenerlo.

Se aproximó a la pared más cercana y, elevándose sobre sus patas traseras, empezó a arañar las paredes, rápido, sin parar, con furia. La pared, ya desgarrada de otros intentos, escupía pintura y madera astillada. Se detuvo, cansado y desesperado. Le faltaba el aliento.

Volvió a caminar a lo largo de la habitación y ésta vez posó sus ojos en la puerta. Desde el extremo más alejado que podía estar de ella, cogió impulso y golpeó su lomo contra ella, una y otra vez, una y otra vez… pero no cedía. Posó sus patas delanteras sobre un tablón de madera que sellaba la puerta desde dentro (quizá se rompió en alguna otra ocasión), y la mordisqueó y arañó con rabia, la agarró entre sus fauces y tiró de ella, pero solo consiguió arrancar una parte… un clavo saltó y sobresaltado, dio un paso hacia atrás.

Contempló la puerta maciza, respirando sin pausa, dándose cuenta de que aquello no había sido un gran logro, aunque un pequeño haz de luz se colaba entre unos huecos minúsclos en la madera devencijada.

Hastiado y cansado, se tumbó en el suelo de nuevo, dejando que el sol le cegara un momento … y se quedó allí, inmóvil, contemplando lo poco que podía observar del exterior … y echando de menos la noche, la brisa ente su duro pelo, y el aullar a la luna junto a sus hermanos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: