Tag Archives: películas

Vampiros reales. Vlad Tepes y el Conde Drácula.


Todos hemos escuchado hablar de este personaje tan famoso como antiguo (y el cual nunca pasa de moda) llamado Drácula, personaje muy popular por diferentes razones (por  sus incontables apariciones cinematográficas, por ejemplo). En este artículo, voy a hablar de la verdadera historia que se encuentra detrás de su nombre y a tratar la leyenda que surgió de ella.

 

Drácula y Vlad Tepes

Vlad III, nacido como Vlad Drăculea en el año 1431 y más conocido como Vlad el Empalador (en rumano: Vlad Tepes), fue Príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumania) entre 1456 y 1462.

Fue un gobernante de gran carácter, siendo amado por su pueblo, el cual le consideraba un gran defensor de los intereses e independencia de su país, y siendo terriblemente temido por sus enemigos, pues la leyenda cuenta que Vlad III, a pesar de todo, era un hombre déspota, frío y con altas dosis de crueldad.

“No era muy alto, pero sí corpulento y musculoso. Su apariencia era fría e inspiraba cierto espanto. Tenía la nariz aguileña, fosas nasales dilatadas, un rostro rojizo y delgado y unas pestañas muy largas que daban sombra a unos grandes ojos grises y bien abiertos; las cejas negras y tupidas le daban aspecto amenazador. Llevaba bigote, y sus pómulos sobresalientes hacían que su rostro pareciera aún más enérgico. Una cerviz de toro le ceñía la cabeza, de la que colgaba sobre unas anchas espaldas una ensortijada melena negra.”  Nikolaus Modrussa, hijo de Vlad Tepes.


Sus enemigos le apodaron como “Tepes”, que en lengua rumana se podría traducir como “empalador”. Siendo un gran admirador de este método de tortura, la mayoría de los enemigos de batalla que eran atrapados por él acababa teniendo una muerte cruel, siendo, después de torturados, empalados y abandonados a la muerte con inimaginables dolores.

Una de sus batallas vencidas más famosas fue contra los turcos, los cuales no llegaron a pisar el campo de batalla. Vlad Tepes, esperando su llegada, empaló a los turcos rehenes de la anterior batalla y los clavó a lo largo del camino que tenían que recorrer los enemigos para llegar a su posición. Estos quedaron tan conmocionados  y horrorizados que dieron media vuelta, despavoridos, huyendo del cruel destino que les esperaba si eran derrotados por Vlad. También se conoce que los empalaba alrededor de la fortaleza de su castillo, para intimidar y asustar a quien osara atacarle o directamente, rebatirle.

A raíz de todos estos acontecimientos, nació la leyenda, la cual “excusaba” el comportamiento cruel y sanguinario de Vlad alegando que él en realidad era un vampiro, llegando a comentarse que después de empalados, recogía la sangre que escurría de los cuerpos en un cáliz para luego beberse la sangre de sus vencidos.

Vlad Draculea fue el personaje en el que el escritor irlandés Bram Stoker se inspiró para crear a al Conde Drácula.

En la actualidad, Vlad Tepes es considerado un héroe nacional en Rumanía y la mayoría de la población considera que el personaje de “Drácula” es un insulto hacia su persona.

Advertisements